Soberanía no está sujeta a negociación

 

 

 

Enrique Solana Sentíes 

El Universal, pág. Cartera6, Enrique Solana Sentíes, (Artículo). Link a pdf

Lo que parecía lejano, hoy es una realidad. La llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos cimbra aún más a nuestro país en la medida que cada una de sus amenazas comienzan a tomar forma.

Desde que pronunció su primer discurso como presidente de la nación más poderosa del mundo, el temor y la incertidumbre se han reflejado en nuestro país, sobre todo en la paridad del peso, que llegó a superar un día los 22 pesos por dólar y que se conserva muy inestable.

Hoy, la relación con el vecino país del norte está muy tensa y el presidente de México ha tomado la decisión lógica y acertada de cancelar su primer encuentro con Donald Trump, en una respuesta firme y consistente con la actitud amenazante ventajosa, agresiva y destructiva de este hombre.

Su odio, discriminación y falta de respeto hacia México, pero sobre todo a nuestros connacionales que viven en su país, merecen y obligan a una defensa férrea de sus derechos como migrantes y de nuestra soberanía y dignidad, atendiendo al reclamo de todos los mexicanos por el agravio, insultos y el menosprecio que ha externado hacia nosotros sin ningún miramiento.

Esto ha propiciado que la sociedad mexicana empiece a unirse, a encontrar y fortalecer un interés común que nos permita reencontramos y unir nuestras fuerzas para defendermos como la gran nación que somos, respaldando al Presidente de la República en las decisiones que ya está tomando y haciéndole sentir que cuenta con todos los mexicanos para enfrentar las medidas difíciles que deberá de tomar, dejando en claro que estamos de pie y que somos un país soberano, que estamos abiertos al mundo y que por cierto el mundo está apoyándonos.

Es tiempo de no mirar al vecino del norte como nuestra única opción comercial, esta crisis debe enseñarnos que el depender de un solo mercado es una gran debilidad que en cualquier momento puede volver a presentarse, es indispensable hacer los esfuerzos que sean necesarios, para llevar a otros mercados nuestros productos y buscar nuevas y diferentes alianzas con otros países para atraer futuras inversiones a México.

Por otra parte, sin cerrar nuestra economía, defendiendo si al libre mercado entre los pueblos, no por ello no tendremos que ajustar nuestra estrategia económica, volteando hacia nuestro mercado interno, con políticas claras de integración nacional, publicitar y promover el consumir lo Hecho en México, es indispensable trabajar todos unidos en mejorar la educación y preparación de nuestros jóvenes, alcanzar mejores niveles de competitividad, terminar con la economía ilegal que tanto nos

daña y encontrar la forma de mejorar el poder adquisitivo de nuestras familias, para garantizar la estabilidad social, pero también contar con un mayor poder de compra en nuestra sociedad, aquí en lo antes señalado, tenemos grandes oportunidades para mejorar nuestra posición relativa con el resto del mundo.

En este momento tan complicado, considero muy importante llamar la atención que no obstante las grandes diferencias raciales, sociales y culturales, siempre ha existido con el pueblo estadounidense (que no siempre con sus gobiernos) una relación cordial y amistosa, donde ellos han dado muestras muy claras de estimar, apreciar y respetar a México, como ejemplos tan sólo señalare, que cada año nos visitan 32 millones de turistas estadounidenses, que representan a 10% de su población total y a 50% de los votantes que eligieron a Trump y por supuesto a las miles de parejas estadounidenses que deciden cada año mudarse a México, para vivir feliz y mejor sus últimos días, disfrutando de nuestro envidiable clima, de un costo de vida muy atractivo, donde especialmente agradecen, la calidez, hospitalidad y calidad de los mexicanos, San Miguel de Allende, Chapala, Rosarito, Ensenada y muchas poblaciones mas, son una muestra de lo que digo.

No cometamos el mismo atropello xenofóbico de Trump.

Hoy mismo millones de estadounidenses se expresan en sus calles, defendiendo los derechos de nuestros compatriotas migrantes.

Las crisis vuelven grandes a los pueblos, cuando estos saben aprovecharlas, se unen, se apoyan y resurgen con mayor fortaleza, trabajemos con mas ahínco, si apoyemos a nuestro presidente, exijamos dignidad y firmeza a nuestras autoridades en las negociaciones, pero también debemos exigir un profundo cambio en la forma de gobernar, que nos den claras muestras de combatir y acabar con la corrupción que tanto nos lastima, que sean mucho más efectivos en el uso e inversión de nuestros recursos, estemos seguros que con todo esto, al final, la realidad por su propio peso se impondrá, el gobierno estadounidense tendrá que reconocer que su economía depende tanto de la nuestra como la nuestra de la estadounidense, se corregirán algunos desajustes que con el tiempo se han generado y si los contrapesos funcionan en los Estados Unidos, saldremos de esta crisis fortalecidos, confirmando que la región norteamericana por sus particulares condiciones, es la mas competitiva del planeta, debiendo emerger generando una mayor riqueza, mucho mejor distribuida y generando empleo pleno y bien remunerado para nuestros pueblos.

Presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).