PIB sortea recesión, pero no se libra del estancamiento

 

PIB-sortea-recesion

 

La economía mexicana ‘libró’ la recesión, al registrar un crecimiento de 0.1 por ciento durante el segundo trimestre del año en comparación del periodo inmediato anterior, pero no pudo evitar el estancamiento.

 

En el primer semestre, el Producto Interno Bruto (PIB), avanzó apenas 0.2 por ciento, la cifra más baja desde 2009, año de la crisis económica mundial.

 

López Obrador indicó que la cifra representa una buena noticia porque “despeja el miedo, la intención de crear desconfianza” sobre una posible recesión en el país.

 

“Contrario a lo que pronosticaban algunos (expertos) de que se iba a caer la economía, que íbamos a entrar en recesión, afortunadamente la economía creció de acuerdo con los datos del INEGI. No les funcionó su pronósticos”, dijo en conferencia desde Palacio Nacional.

 

El que la economía no haya entrado en recesión técnica es buena noticia, pero el crecimiento de 0.1 por ciento durante el segundo trimestre pone en relieve la necesidad de acciones para dinamizar el desarrollo económico, tanto de corto plazo como de mediano y largo plazo, a través de una estrategia industrial y de generar confianza a la inversión, señalaron las cúpulas empresariales Concamin y Coparmex.

 

Avance marginal

Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), reconoció que el crecimiento económico de México ha sido “marginal” en el segundo trimestre de 2019, pero que esto no significa que el país haya caído en recesión técnica, como lo pronosticaron diversas instituciones financieras.

 

Para Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, dijo que más allá del debate sobre si hay recesión, dijo que lo relevante es que la economía mexicana se encuentra estancada desde hace mucho tiempo. Mencionó que con la cifra que se divulgó sobre el PIB, se prevé que para todo el año la economía presente un crecimiento cercano al 0.5 por ciento.

 

Jesuswaldo Martínez, investigador económico del Instituto Belisario Domínguez, dijo que aunque no se conjugaron los dos trimestres consecutivos en terreno negativo, que en la jerga económica suelen denominarse como una recesión, no hay duda de que la situación económica no marcha bien.

 

 

Impulsan servicios

El avance de 0.2 por ciento en el sector servicios evitó una caída en la actividad económica en el segundo trimestre, respecto al primer cuarto.

 

Las actividades primarias retrocedieron 3.4 por ciento respecto al primer trimestre del año, lo que significó su mayor caída desde febrero de 2011.

 

A su vez, las actividades secundarias (aquellas que engloban las actividades industriales y manufactureras reflejaron un estancamiento trimestral de cero por ciento.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del jueves 1 de agosto de 2019