Peso débil no es factor preocupante para corporativos mexicanos: Moody’s

 

peso-debil-factor-no-preocupante

 

En caso de una repentina depreciación del peso mexicano por el brote de la guerra comercial u otro riesgo geopolítico, de alrededor de un 15 por ciento, todavía dejaría colchón a los corporativos mexicanos para que puedan cumplir con sus restricciones contractuales de apalancamiento.

 

De acuerdo con Alonso Sánchez, vicepresidente y analista sénior de la agencia, la mayoría de las compañías mexicanas enfrentan cierto nivel de riesgo de tipo de cambio, pero en general es bajo.

 

Por lo que la mayoría de las compañías no financieras calificadas en México tienen un riesgo de liquidez que va de bajo a medio, y serán capaces de cubrir su deuda de corto plazo y los vencimientos a largo plazo, gastos operativos e inversiones de capital regulares hasta 2020

 

“Alrededor de un 85 por ciento de las 27 compañías no financieras mexicanas con calificación de B3 (alto riesgo crediticio) y más arriba, el día de hoy presentan un riesgo de liquidez entre medio y bajo”, aseguró Alonso Sánchez.

 

Añadió que estas compañías pueden cubrir sus necesidades financieras utilizando el efectivo en caja, flujo de efectivo libre, y las líneas de crédito que tienen disponibles.

 

En México todavía es común que las prácticas de liquidez corporativa se encuentren por detrás de las normas globales y algunas compañías mexicanas carecen de políticas expresas para administrar su riesgo de liquidez.

 

Incluso firmas como Pemex, SixSigma Networks Mexico (KIO) e Infraestructura Energética (Ienova) tienen un nivel de efectivo limitado para cubrir sus vencimientos próximos, además de un importante flujo de efectivo libre negativo, o carecen de líneas de crédito comprometidas..

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del lunes 20 de mayo de 2019