¡Oh no! Crecimiento mundial disminuirá a 4.5% en 2022 ante nuevas variantes de COVID, estima la OCDE

 

 crecimiento-mundial-disminuira-ante-nueva-variante-covid

 

¡Oh no! Crecimiento mundial disminuirá a 4.5% en 2022 ante nuevas variantes de COVID, estima la OCDE

 

Ante el surgimiento de nuevas variantes del COVID-19, el organismo manifestó la preocupación por una polaridad global en el número de casos infectados,

 

La recuperación global continuará con el mundo lidiando mejor con la pandemia y las políticas monetarias y fiscales manteniéndose en general favorables a lo largo de 2022, estima la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

 

Después de un repunte del 5.6 por ciento en 2021, el crecimiento mundial avanzaría a un ritmo del 4.5 por ciento en 2022 y se moderará a 3.2 por ciento en 2023, con el predominio de riesgos a la baja.

 

Las proyecciones del organismo son ligeramente menores a las previstas en septiembre pasado, cuando estimó un crecimiento de 5.7 y 4.5 por ciento para 2021 y 2022, respectivamente, debido a que “han surgido grandes desequilibrios” que, a su parecer “crean incertidumbre y más riesgos a la baja que al alza”.

 

Estos desequilibrios son una recuperación a ritmo diferente entre países, la aparición de una “grave escasez” de mano de obra en algunos sectores, pesar de que el empleo y las horas trabajadas aún no se han recuperado por completo y la persistente diferencia entre la oferta y la demanda en algunos bienes junto con el aumento de los costos de los alimentos y la energía, ha provocado aumentos de precios más altos y duraderos de lo esperado.

 

La economía de Estados Unidos crecerá 5.6 por ciento en 2021, 3.7 en 2022 y 2.4 por ciento en 2023, según la OCDE, en tanto que China crecerá a un ritmo de 5.1 por ciento en 2022 y 2023, luego del rebote de 8.1 por ciento en 2021.

 

La zona Euro irá acortando su ritmo desde 5.2 por ciento en 2021 a 4.3 por ciento en 2022 y 2.5 por ciento en 2023 y en América Latina, Brasil reducirá su crecimiento a 1.4 por ciento en 2022 desde 5.0 por ciento en 2021 y luego lo mejorará a 2.1 por ciento en 2023, en tanto que el PIB de México repuntará 5.9 por ciento en 2021, 3.3 por ciento en 2022 y 2.5 por ciento en 2023.

 

Pandemia e Inflación

 

Ante el surgimiento de nuevas variantes del virus COVID-19, la OCDE manifestó la preocupación por una polaridad global en el número de casos infectados, la capacidad hospitalaria y las tasas de vacunación en todo el mundo.

 

“El escenario más severo es que los bajos niveles de vacunación terminen como caldo de cultivo para cepas más letales del virus, que continúan dañando vidas y medios de subsistencia. Incluso en escenarios más benignos, los brotes de coronavirus en curso pueden seguir restringiendo la movilidad en algunas regiones y a través de las fronteras, con posibles consecuencias duraderas para los mercados laborales y la capacidad de producción, así como para los precios”, alertó.

 

La inflación se estabilizará conforme mejore la situación de salud y se estabilice la demanda con la estabilización de los cuellos de botella en la oferta, estima la OCDE al proyectar que la inflación mundial aumentará en 3.5 por ciento en 2021, 4.2 por ciento en 2022 y 3 por ciento en 2023.

 

“Nuestro análisis sugiere que a medida que mejore la situación de salud, la demanda se estabilice y las personas regresen a la fuerza laboral, los cuellos de botella de la oferta deberían desaparecer”, señala en sus Perspectivas Económicas y en las circunstancias actuales recomienda a los bancos centrales esperar a que las tensiones de oferta disminuyan y den señales si actuarán en caso de ser necesario.

 

“Si persisten las limitaciones de la oferta, mientras que el PIB y el empleo continúan creciendo rápidamente y fomentan aumentos más amplios de los precios, una mayor presión inflacionaria podría durar más tiempo, desestabilizando las expectativas de la gente. Eso llamaría a la acción”, señaló.

 

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del 1 de diciembre de 2021