Mezcla mexicana, la más golpeada; rompe piso de 30 dólares por barril

El exceso de oferta global y la falta de acuerdos entre productores de petróleo para recortar la producción, le han costado más caro al crudo mexicano que a otros referentes internacionales, pues sólo en la jornada de ayer lunes 7 de diciembre de 2015, la mezcla de Pemex se desplomó 6.71 por ciento y en lo que va de diciembre acumula una caída de 12.75 por ciento, descensos más profundos que los registrados por el WTI y el Brent, entre otros.
Ayer, la mezcla mexicana rompió el piso de los 30 dólares por primera vez desde diciembre de 2008 y se ubicó en un nivel de 29.91 dólares por barril.
En la jornada, los primeros descensos registrados fueron los de Medio Oriente, en donde el crudo árabe cayó 4.23 por ciento, el iraquí 4.46 por ciento, y el iraní 4.21 por ciento. Debido al desfase de horarios, los precios de esa región apenas incorporaban los resultados de la fallida reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), realizada el viernes en Viena.
Más tarde, en Londres, el referencial Brent cayó 5.30 por ciento a 40.73 dólares, mientras que el WTI, en Nueva York, mostró un descenso de 5.80 por ciento a 37.65 dólares. En ambos casos, los precios marcan nuevos mínimos de casi de siete años.
En diciembre, el petróleo de Pemex también es el de mayor pérdida, con una caída de 12.75 por ciento, seguido del WTI, con 9.75 por ciento, y el Brent, con 8.70 por ciento. En el año, la mezcla mexicana ha perdido 34.2 por ciento.
Miembros de la OPEP, como Arabia Saudita, Irán o Irak, han incrementado sus cuotas de producción a la par de rebajas preferenciales a los mercados de Europa y Asia, lo que resta competitividad al crudo nacional frente a otras naciones con mayor capacidad y soporte financiero.
Se alejan estimaciones para 2016
​Los contratos en el mercado de futuros de Nueva York prevén que el precio del petróleo finalice 2016 con un precio cercano a los 50 dólares. En el convenio del WTI para entrega en diciembre se ubica en 46 dólares, mientras que el de 2017 sí tocaría las 50 unidades.
Para 2017, el crudo se elevaría a 60 dólares, mientras que para 2018 y 2019 se estima que se mantenga en 66 dólares, según los especialistas, niveles que parecen quedar lejos tras los desplomes registrados en la sesión de ayer.

Declaraciones pesan
​Al parecer los precios de los crudos no encuentran piso y las palabras de los ministros de energía de la OPEP sí están pesando en las operaciones de este lunes, después de que el viernes registraran saldo negativo tras la junta del organismo en Viena.
Las palabras que están pesando sobre los precios las dio el ministro del petróleo de Irak, Adel Abdul Mahdi, quien señaló que, “Estados Unidos no tiene un techo, Rusia no tiene un techo, ¿por qué la OPEP debería tenerlo?” frase que puede complementarse con las intenciones de Arabia Saudita de cooperar con miembros y no del cartel para estabilizar los precios por medio de recortes a la producción, “pero siempre que otros productores lo hagan primero que nosotros”.
Fuente: periódico el financiero, secc. Economía del martes 8 de diciembre de 2015