Jornada gris para los precios del petróleo

 

jornada-gris-petroleo

 

 

El precio del petróleo hacía una pausa este jueves luego de repuntar en la sesión previa hasta un 3 por ciento, a pesar de la caída del dólar a nivel internacional y con el mercado preparándose para la posible interrupción de flujos de crudo desde Irán ante nuevas sanciones de Estados Unidos.

 

Estados Unidos planea imponer nuevas sanciones contra Irán, que produce alrededor de un 4 por ciento de los suministros globales de petróleo, luego de abandonar un acuerdo internacional pactado a fines de 2015 que limita las actividades nucleares de Teherán a cambio de la remoción de sanciones que habían sido impuestas por Estados Unidos y Europa.

 

A las 9:12 horas de la Ciudad de México, los futuros del crudo Brent para entrega en julio caen 0.60 por ciento a 76.75 dólares, luego de subir en la apertura a 77.43 dólares por barril.

 

Hasta el cierre del miércoles, el contrato muestra un avance de 3.5 por ciento en lo que va de la semana, el mayor incremento semanal desde mediados de abril.

 

Por su parte, los futuros del petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos retrocede 0.46 por ciento, hasta los 70.81 dólares. Más temprano, el contrato se cotizó en 71.57 dólares.

 

Ambos contratos alcanzaron su nivel más alto desde fines de 2014 el miércoles, y se encamina, de mantener una tendencia alcista, a registrar su cuarto incremento trimestral consecutivo, la racha más larga de ese tipo en más de 10 años.

 

Funcionarios están evaluando si un descenso en las exportaciones iraníes y un declive en los suministros de otros miembros de la OPEP, como Venezuela, exigirá un ajuste en el acuerdo sobre recortes de bombeo que estará vigente hasta fines del 2018.

 

Los ministros del cartel se reunirán en junio para discutir su política de producción.

 

Las sanciones estadounidenses contra Irán atravesarán un periodo de seis meses en el que los importadores deben empezar a disminuir sus compras de crudo iraní, lo que implica que cualquier pérdida en el suministro global no será percibida de inmediato en el mercado.

 

Analistas tienen pocas esperanzas de que la oposición a la medida estadounidense impida que Washington imponga las sanciones.

 

Incluso sin la interrupción de los flujos de Irán, el equilibrio entre oferta y demanda en el mercado petrolero se ha estado ajustando en forma sostenida, especialmente en Asia, debido a que Arabia Saudita y Rusia han liderado esfuerzos desde 2017 para reducir la oferta de crudo para apuntalar los precios.

 

Arabia Saudita está monitoreando el impacto del retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní y está lista para contrarrestar cualquier escasez, pero no actuará sola para llenar la brecha, dijo el miércoles una fuente familiarizada con la política del reino.

 

Un factor que podría mitigar parcialmente cualquier reducción desde Irán es el incremento de la producción de crudo en Estados Unidos.

 

La Administración de Información de Energía (EIA) elevó su pronóstico para el bombeo estadounidense en su reporte mensual divulgado el martes a 12 millones de barriles para fines del próximo año.

 

Eso haría a Estados Unidos el mayor productor de petróleo del mundo, delante de Rusia y Arabia Saudita.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. mercados del jueves 10 de mayo de 2018