Esta estrategia mantendría el atractivo del peso

 

peso-atractivo-estrategia

 

A pesar de que el tipo de cambio del peso frente al dólar tocó un piso cercano a las 17.50 unidades y ha comenzado a rebotar, hay una estrategia popular entre inversionistas que podría limitar una nueva depreciación de la moneda mexicana.

 

Se trata del carry trade, que ocurre cuando un inversionista vende una divisa con una tasa de interés relativamente baja y compra otra diferente con una tasa de interés más alta. Es decir, se financia en una divisa e invierte los recursos en otra. De esta forma, se obtienen las ganancias del capital, por la apreciación de la moneda, y del interés, por la inversión en instrumento de deuda.

 

En lo que va de este año, el rendimiento total que ha ofrecido el peso mexicano en este tipo de operaciones es de 20.65 por ciento, el más alto entre una muestra de 22 monedas de países emergentes monitoreada por Bloomberg.

 

Estas ganancias contrastan con la caída de 5.21 registrada por la misma estrategia en el mismo periodo del 2016, cuando el peso ocupó el penúltimo lugar con el peor desempeño, solamente detrás de la libra esterlina. En aquel entonces, el real brasileño, el rublo ruso y el yen japonés fueron las más atractivas en carry, con rendimientos de hasta 30 por ciento.

 

Apenas la semana pasada, Bloomberg difundió que Marty Young y Michael Cahill, analistas de Goldman Sachs, recomendaron tomar utilidades y cerrar posiciones de carry en algunas divisas emergentes. Sin embargo, dijeron que el peso mexicano se mantiene como una de las monedas más atractivas para esta táctica

 

Del rendimiento total acumulado por el peso en operaciones de carry trade, 16.91 proviene de la apreciación de la moneda mexicana en el periodo de referencia y 3.20 por ciento del diferencial de tasas a favor de México con respecto a las de Estados Unidos.

 

La apreciación del peso en lo que va de 2017 ha sido muy superior al 7.40 reportado en promedio por el conjunto de las monedas emergentes, medidas a través del MSCI Emerging Markets Currency Index.

 

“Creemos que las condiciones siguen siendo favorables para el carry trade, de lo que se ha beneficiado el peso en un contexto externo y local favorable”, explicaron especialistas de Banorte-Ixe en una nota de análisis publicado el viernes.

 

 

 

ESTRATEGIA EMERGENTE

 

En lo que va del 2017, el segundo y el tercer lugar puesto de las monedas que reportaron los mejores resultados en operaciones de carry trade fueron para el zloty polaco y la corona checa, con rendimientos totales de 14.61 y 14.09 por ciento, en cada caso.

 

Hasta ahora, las monedas de naciones emergentes se han visto favorecidas por la debilidad del dólar en el mercado internacional, lo que ha eclipsado la tendencia alcista en las tasas de interés en Estados Unidos.

 

El índice que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de 10 divisas ha caído en 8.33 por ciento en lo que va del año. En tanto, la Fed ha aumentado a su tasa de referencia en 50 puntos base.

 

En los próximos meses las operaciones de carry trade operadas con la moneda mexicana podrían experimentar fluctuaciones fuertes dependiendo, principalmente de la marcha de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de la política aplicada por la política monetaria aplicada por la Fed, entre otros factores.

 

Quincena contra quincena la inflación avanzó 0.24 por ciento.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del martes 25 de julio de 2017

 

 

 

¿Cuándo llegará la inflación a su tope?

 

La inflación anual en México moderó su ritmo de crecimiento a 6.28 por ciento en la primera quincena de julio, desde el 6.33 por ciento que registró en la segunda mitad de junio.

 

No obstante, los analistas estiman que el índice inflacionario seguirá su tendencia al alza en las siguientes quincenas, para alcanzar su techo entre julio y agosto. Además, no descartan riesgos al alza si se presenta una depreciación adicional en el tipo de cambio.

 

SIGUEN PRESIONES

La moderación en los precios fue principalmente en el índice no subyacente, que subió 10.65 por ciento anual, desde el 11.11 por ciento de la quincena previa. Esto fue resultado de un menor aumento en los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, de 10.79 por ciento, desde el 12.59 por ciento.

 

Por el contrario, los precios de agropecuarios aceleraron su crecimiento de 8.88 de la segunda quincena de junio a 10.45 por ciento en la primera mitad del presente mes, su mayor alza en cuatro años.

Por su parte, la inflación subyacente se elevó de 4.85 a 4.92 por ciento el periodo mencionado.

 

Resultó favorable la desaceleración en los precios de las mercancías no alimenticias, los cuales son los más sensibles a la depreciación del tipo de cambio; pasaron de 5.88 a 5.71 por ciento anual. Sin embargo reportaron un mayor avance el resto de las mercancías y los servicios.

 

Mariana Ramírez, economista del Banco Ve por Más, dijo que si bien hubo una desaceleración en los precios de la primera mitad del mes, se espera que la inflación de agosto alcance un nivel máximo de 6.45 por ciento anual para luego descender al cierre del año, finalizando en 5.90 por ciento.

 

Para Joan Domene, analista económico en banco Invex, la inflación aún está por tocar el techo de este año, por lo que mantienen su expectativa de inflación para el cierre de año en 6.3 por ciento.

 

Destacó que aún existen riesgos de que una eventual depreciación adicional del tipo de cambio genere mayores distorsiones en los precios de mercancías y servicios, así como la posibilidad de que persistan las presiones en los precios agropecuarios.

 

Analistas de Citibanamex prevén que la inflación anual estará cerca de 6.5 por ciento en la segunda quincena de julio y para todo el año será de 6.0 por ciento.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del martes 25 de julio de 2017