El peso tendrá días difíciles, pero el 2018 será positivo

 

Peso-dias-dificiles

 

 

Pese a que 2018 está lleno de riesgos para la moneda mexicana, los participantes del mercado creen que saldrá bien librada de la tormenta.

 

De una muestra de las 21 monedas más importantes pertenecientes a las naciones emergentes, el peso mexicano se ubica en el tercer puesto como la de mejor comportamiento esperado en el 2018, pues tendría un avance de 5.90 por ciento, según las proyecciones de los encuestados por Bloomberg.

 

En tanto, en segundo y tercer lugar estarían las monedas de República Checa y Rumania, con apreciaciones de 7.66 y 6.03 por ciento, en cada caso.

 

A pesar de optimismo, especialistas consideran que existen factores de riesgo que podrían poner presión sobre el peso. Moody’s, por ejemplo, adelantó la semana pasada que, en caso de una ruptura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el tipo de cambio frente al dólar subiría hasta 27 pesos.

 

Para Gerardo Copca, responsable de la consultoría MetAnális, durante las negociaciones del TLCAN y el proceso de las elecciones, el tipo de cambio podría superar moderadamente los 20 pesos, para después terminar el año por debajo de dicha marca.

 

En el radar del mercado, también se encuentran los esperados aumentos en las tasas de interés en naciones desarrolladas, particularmente en Estados Unidos.

 

La Reserva Federal contempla tres aumentos en su tasa de referencia, lo cual puede afectar negativamente al peso, en caso de que dicho movimiento no sea seguido por el Banco de México.

 

Este domingo inició la séptima ronda de negociaciones comerciales del TLCAN, las cuales serán clave para determinar el futuro de las relaciones comerciales en esta región y para variables clave, como el tipo de cambio del peso con el dólar.

 

En las pláticas que duraran hasta el próximo 5 de marzo “se abordarán los temas más álgidos de las conversaciones, entre los que destacan las reglas de origen del sector automotriz. Comentarios que indiquen tensiones entre los tres países podrían presionar al tipo de cambio al alza”, de acuerdo con Gabriela Siller, responsable del área de análisis de Banco Base.

 

Dólar débil

 

La recuperación de las monedas emergentes, incluido el peso, se sustenta en la posibilidad de que el dólar siga mostrando un comportamiento relativamente débil.

 

El billete verde retrocedió 8.52 por ciento en 2017, frente a una canasta de 10 divisas. En tanto que en lo que va del presente año, se ha depreciado 2.88 por ciento.

 

El apoyo esperado para el dólar, proveniente del alza en tasas de la Fed, puede verse diluido por temores a un crecimiento del déficit fiscal en Estados Unidos, como respuesta a la recientemente aprobada reducción de impuestos.

 

Una baja de impuestos sin el correspondiente ajuste en el gasto provocará un aumento en la deuda y la necesidad de colocar una mayor cantidad en instrumentos como los bonos, de acuerdo con Copca.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. mercados del lunes 26 de febrero de 2018