El ‘mal clima’ para el dólar favorece al peso

 

mal-clima-dolar-peso

 

 

Los participantes del mercado cambiario suben posiciones en el peso mexicano dentro de un contexto internacional donde prevalecen señales mixtas que pueden ocasionar altibajos en las operaciones.

 

El dólar spot se intercambia en 17.89 unidades a las 08:40 horas tiempo del centro de México, de acuerdo con información de Bloomberg. En el día, el peso gana 0.47 por ciento.

 

En ventanilla bancaria, el billete verde se vende en 18.20 unidades, cifra por debajo a 18.25 reportado como cierre el viernes por Citibanamex.

 

En lo que va de la sesión, el tipo de cambio presenta un máximo en 18.0769 unidades a las 02:20 horas tiempo de la Ciudad de México, mientras que el mínimo se registra en 17.8930 a las 08:02 de la mañana.

 

La moneda mexicana aprovecha la coyuntura de la debilidad del dólar en el mercado internacional, aunque su avance se ve limitado por precios del petróleo que ‘pisan’ terreno negativo, en operaciones matutinas.

 

El índice que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de seis divisas retrocede 0.08 por ciento.

 

El dólar se ha visto afectado negativamente por señales de un anémico comportamiento de la economía norteamericana y por la posibilidad de que la Reserva Federal postergue un nuevo aumento en la tasa de referencia hasta el próximo año.

 

Un dólar débil, puede ayudar a relanzar a la economía norteamericana vía el sector exportador.

 

La principal divisa del mundo también se ha visto afectada negativamente por las dificultades que tiene la administración de Donald Trump para que la nueva ley de salud pueda ser aprobada en el Congreso. Esta situación, afecta negativamente la percepción de cuando finalmente pueda ser discutido y aprobado el paquete económico.

 

En otro frente, el avance de la moneda mexicana se ve limitado este miércoles por el hecho de que los precios del petróleo se reportan con un sesgo moderadamente bajista.

 

El crudo tipo West Texas disminuye 0.10 por ciento a 44.13 dólares por barril, mientras que el tipo Brent avanza 0.11 por ciento a 46.98 dólares.

 

El tipo de cambio del peso con el dólar presenta un soporte de 17.81 y una resistencia de 17.31 unidades, en el mercado de mayoreo.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. mercados del miércoles 28 de junio de 2017

 

 

Importaciones de México logran récord en mayo

 

Las compras que realiza México al exterior alcanzaron una cifra sin precedente de 33 mil 599.3 millones de dólares en el pasado mayo, representando un crecimiento a tasa anual de 14.1 por ciento, de acuerdo con cifras reportadas por INEGI y el Banco de México.

 

Las importaciones de productos diferentes al petróleo experimentaron un alza generalizada en todos sus componentes, como respuesta en buena parte al comportamiento del tipo de cambio y, por otra, aunque en menor medida, al desempeño de la economía mexicana, aseguran analistas.

 

Los bienes intermedios, aquellos a sirven de insumo para la elaboración de productos finales destinados al consumo o la inversión productiva, alcanzaron un máximo histórico de 26 mil 499 millones de dólares en el quinto mes de este año, lo que significó una tasa de crecimiento anual de 15.5 por ciento, de acuerdo con cifras del Inegi y Banxico.

 

En tanto que los bienes de capital, los destinados a renovar o ampliar la capacidad de producción de las empresas, ascendieron a 3 mil 534.4 millones de dólares, con un crecimiento a tasa anual del 11.1 por ciento.

 

Para el especialista en economía del Banorte Ixe, Alejandro Cervantes, la extraordinaria recuperación en las importaciones no petroleras se debe a dos factores.

 

“El primero es a la apreciación del peso observada en lo que va del año, lo cual abarato el precio de los productos de procedentes del exterior”, explicó Cervantes.

 

“El segundo es que los consumidores y empresas pudieran estar realizando compras anticipadas de bienes importados, ante la posibilidad de nuevos periodos de presión de alza sobre el tipo de cambio del peso con el dólar”.

 

El peso mexicano acumuló una apreciación frente al dólar de 9.67 por ciento hasta el pasado mayo, lo que la convirtió en una de las monedas con el mejor desempeño en el mundo.

 

Sin embargo, los nubarrones para el peso no se han alejado del todo. En adelante queda, sobre todo, la incertidumbre relacionado con las próximas negociaciones para renovar el tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

 

Los otros riesgos se relacionan con la anémica recuperación de la economía norteamericana, los bajos precios del petróleo y lo que pueda hacer la Reserva Federal con su abultada hoja de balance, compuesta por 4.5 billones de dólares en bonos.

 

En el frente interno, queda el relacionado con proceso para renovar la Presidencia de la República, el cual estará presente desde finales de este año y a lo largo de 2018.

 

Tanto los factores externos como los internos apuntan a que la volatilidad en el tipo de cambio puede seguir siendo una de las principales características en los próximos meses, situación que influye para que se aprovechen el actual precio del dólar para anticipar compras de bienes al exterior.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del miércoles 28 de junio de 2017

 

 

Transporte por barco en México se dirige al naufragio

 

El negocio del transporte de mercancías por barco en México ha comenzado a ‘naufragar’, afectado por la reducción de la producción petrolera y una baja actividad de la industria minera y siderúrgica, que en conjunto representan el 82 por ciento de sus clientes.

 

Pese a que tiene costos hasta 44 por ciento más bajos que el transporte por carretera, el tráfico marítimo -también conocido como cabotaje- perdió 4.8 puntos porcentuales de participación en el traslado de mercancías en México al primer cuatrimestre de 2017, frente a igual lapso de 2012, al ubicarse en el 21 por ciento.

 

En la administración pasada, con Felipe Calderón, este transporte había perdido 60 puntos base en su participación.

 

Esto significa que para un cuatrimestre, en los últimos cinco años la mermada marina mercante mexicana dejó de mover un millón 547 mil toneladas de mercancías, que equivalen a 30 mil 944 tráilers con 50 toneladas en las carreteras del país.

 

“Esta disminución de carga obedece principalmente a la caída de la producción petrolera de Pemex de 70 por ciento que comenzó con la reducción drástica del precio del combustible y también tiene que ver con que el servicio no es eficiente en México”, explicó Armando Rodríguez, director general de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (CAMEINTRAM), en entrevista con El Financiero.

 

El transporte de petróleo y sus derivados, el cual se concentra principalmente en el Golfo de México, representa el 40 por ciento de todo el cabotaje, otro 41.4 por ciento corresponde a los minerales y 18 por ciento a carga suelta que incluye rollos de acero, láminas, cemento y varilla, entre otros.

 

Entre el primer cuatrimestre de 2012 y el mismo periodo de 2017 la producción de petroquímicos cayó 75 por ciento; la de petrolíferos bajó 21 por ciento; la de hidrocarburos líquidos disminuyó 20 por ciento y de gas natural se redujo 16 por ciento, según Pemex.

 

Cabe destacar que el cabotaje es más económico en función de su uso en grandes volúmenes y distancias.

 

Por ejemplo, en la ruta de Hermosillo a Tuxtla Gutiérrez -de 2 mil 800 kilómetros- mover un contenedor de 40 pies de largo con producto terminado costaría 65 mil pesos en camión, con un tiempo estimado de cuatro días.

 

Pero si se considera por barco de Hermosillo a Puerto Guaymas, después en el mismo medio al Puerto Salina Cruz y de ahí a Tuxtla Gutiérrez, el costo sería de 45 mil pesos, es decir, 44 por ciento más barato que por camión aunque el flete tardaría un día más.

 

Leonardo Gómez, director general de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) -que representa a las grandes empresas usuarias-, lamentó que el cabotaje mexicano no atienda a clientes y productores nacionales, pues básicamente se enfoca a empresas exportadoras e importadoras.

 

“El problema del cabotaje es que no hay áreas especializadas para llevarlo a cabo, básicamente los puertos son para exportación e importación”, dijo Gómez.

 

Además, refirió que por el hecho de no existir espacios para el cabotaje nacional, a la carga se le da un tratamiento internacional y pasa por recintos fiscalizados, lo que encarece la operación.

 

La estrategia del gobierno federal ha sido desde su comienzo duplicar la capacidad de los puertos, sin embargo, se ha enfocado sólo a los traslados internacionales.

 

En 2016 el cabotaje registró una caída de 14 por ciento en el volumen de carga, a la que se agrega la contracción de 0.4 por ciento del primer cuatrimestre de 2017.

 

De esa manera, la transportación marítima también ha visto decrecer su importancia frente al autotransporte. Al cierre del 2016, por barco se movilizó el 30.9 por ciento de las mercancías, su menor participación desde 1995, revelan datos de la Coordinación de Puertos y Marina Mercante, dependiente de la de la SCT.

 

IMPACTA BAJO NIVEL DE LA DEMANDA

 

Además de las limitantes del sistema portuario y de que prácticamente no hay una marina mercante nacional, la baja demanda de tráfico de mercancías en el sureste es un reto a superar.

 

“Los productos susceptibles de subirse al barco son principalmente los que van desde el norte al sur de la República, en trayectos largos. El caso es que en el sureste actualmente no hay demanda por lo que los barcos regresarían vacíos, una operación nada rentable”, lamentó José Luis Fuente, especialista del sector transporte.

 

El maíz, la soya, el algodón, la madera, agroquímicos, fertilizantes, cemento, varilla y productos para la construcción -que actualmente no se suben a los barcos- son las principales mercancías que se mueven en esas rutas, en ferrocarril y mayormente en camiones.

 

La SCT plantea en su programa de trabajo de 2017 desarrollar rutas entre los puertos de Ensenada, Lázaro Cárdenas y Manzanillo para el tráfico de contenedores, así como otorgar permisos temporales a embarcaciones extranjeras.

 

La demanda se puede superar con las Zonas Económicas Especiales, las cuales al final del año podrán ser declaradas, dijo recientemente Gerardo Candiani, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial.

 

Éstas plantean el desarrollo de polos industriales en Lázaro Cárdenas, Salina Cruz, Coatzacoalcos y Puerto Chiapas.

 

“Sin embargo, la falta de cabotaje no se va a resolver en este sexenio”, apuntó Rodríguez.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. empresas del miércoles 28 de junio de 2017