Discurso del Ing. Enrique Solana Sentíes en la Entrega del XXVII Premio Nacional Tlacaélel

 

afectadosHuracán

 

 

JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA

Secretario de Hacienda y Crédito Público

 

LIC. JULIO A. MILLÁN BOJALIL

Presidente de Consultores Internacionales, S.C.

 

ABELINO TORRES MONTES DE OCA

Director de Economía de la Benemérita Universidad de Guadalajara

 

Vicepresidente de CONCAMIN,

 

Presidente de la Cámara Nacional de Empresas de

 

Consultoría y el Director General del NAFINSA.

 

Señoras y Señores

Estamos ante una sociedad cada vez más insertada en la era tecnológica, donde la información fluye con gran rapidez a través de internet e incluso de las redes sociales.

 

Desafortunadamente esa información no siempre tiene veracidad y sin embargo es capaz de influir en el pensamiento y actuar de las personas, sobre todo de las nuevas generaciones que por las circunstancias o decisión propia están dejando de lado los libros.

 

Es ahí donde tenemos que canalizar más nuestros esfuerzos para que la educación en nuestro país sea la principal herramienta de nuestros niños y jóvenes.

 

Tenemos que formar hombres y mujeres más responsables, con un mayor nivel académico que les permita crear, investigar y adentrarse más al amplio mundo de las ciencias.

 

De esta forma podemos garantizar que las nuevas generaciones estarán preparadas para afrontar las necesidades y requerimientos de un mundo cada vez más cambiante, globalizado, donde la tecnología les brinde un valor agregado a sus conocimientos.

 

Es con una educación de calidad que formaremos a personas capaces de influir en la sociedad y de provocar cambios con sus conocimientos teóricos y prácticos.

 

El Premio Nacional Tlacaélel nació precisamente para reconocer a jóvenes estudiosos y estimular en ellos un ejercicio profesional que contribuya de gran manera en  el desarrollo de nuestro país.

 

A 38 años de que Julio A. Millán, a quien felicito porque tuvo la grandiosa idea de fundar y patrocinar este Premio a través de Consultores Internacionales, es que hoy podemos enlistar a algunos de los galardonados que son de gran influencia en el desarrollo de México.

 

Me referiré solo a algunos de ellos por cuestiones de tiempo, pero sin dejar de reconocer a todos los demás:

 

Nuestro secretario de Hacienda y Crédito Público, Doctor José Antonio Meade, aquí presente; el gobernador del Banco de México, Doctor Agustín Carstens, Doctor Andrés Conesa Labastida, director general de Aeroméxico, y la Doctora Graciela María Teruel, reconocida académica que ha participado activamente en la evaluación de programas sociales del gobierno.

 

Quiero además hacer un reconocimiento a los Directores de cada de las instituciones educativas que conforman el Jurado Calificador porque seguramente estarán en aprietos para elegir entre las mejores tesis y trabajos de los jóvenes economistas que aspiran a formar parte de los distinguidos con el Premio Nacional Tlacaélel.

 

Sin duda son ustedes personas comprometidas con la defensa del derecho a la educación de calidad en nuestro país, que con su experiencia, liderazgo y  objetividad han tenido el acierto de otorgar este Premio a grandes hombres y mujeres. Hoy no será la excepción.

 

Me siento muy complacido de estar aquí, en representación del sector comercio, servicios y turismo, porque hemos sido y seremos siempre impulsores y defensores de la educación en cada rincón de nuestro bello México.

 

Estamos convencidos que el nivel de educación determina el desarrollo y crecimiento de las naciones.

 

Trabajemos entonces para que México sea un país más competitivo y productivo.

 

Muchas gracias