Confianza empresarial cierra junio con ánimo a la baja

 

confianza-empresarial-baja

 

Los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) de los sectores de manufactura, construcción y comercio registraron un retroceso generalizado durante junio, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

A principios de junio, el presidente Donald Trump generó incertidumbre en el mercado al amenazar con un arancel de 5 por ciento a todos los productos que su país importara desde México, y aunque días después se llegó a un acuerdo, se pudo observar cierto nerviosismo generalizado en el gremio empresarial de nuestro país.

 

De manera particular, los directivos empresariales que integran al sector de las manufacturas fueron los que reflejaron la caída más pronunciada del mes, al caer 1.1 por ciento con base en cifras ajustadas por estacionalidad.

 

Este retroceso fue el más alto para el ICE manufacturero en el último año, lo que ubicó al indicador en los 51.2 puntos.

 

Los directivos empresariales de este sector consideraron como su ‘punto más débil’ al indicador que mide si es el momento adecuado para invertir, al reportar una contracción mensual de 2.2 por ciento, percepción que ya acumuló más de dos meses en zona pesimista.

 

A su vez, el gremio empresarial de la construcción disminuyó su confianza en 0.5 por ciento en comparación con el mes anterior, lo que estableció a su respectivo índice en los 49.3 puntos.

 

De esta forma, el indicador encargado de ‘palpar’ el ánimo de los constructores hiló ocho meses por debajo del umbral de los 50 puntos.

 

La menor disminución de confianza la presentaron los comerciantes del país, al perder 0.2 por ciento respecto a mayo, lo que situó al respectivo índice en los 52 puntos.

 

El ICE del comercio es el más optimista de los tres sectores que integran la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), al acumular poco más de dos años por arriba del umbral de los 50 puntos.

 

A pesar de esto, el ánimo de los comerciantes cerró el primer semestre del año con dos reducciones mensuales consecutivas.

 

De acuerdo con la metodología del Inegi, los indicadores están diseñados para que sus valores fluctúen entre 0 y 100. De esa manera, a medida que el optimismo se generaliza entre los informantes, el valor del indicador se hace mayor. Por otra parte, a medida que el porcentaje de informantes con opiniones pesimistas se incrementa, el valor del indicador disminuirá.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del lunes 1 de julio de 2019