Alza en precios turísticos aleja inflación de la meta de Banxico

 

alza-precios-turismo

 

La inflación anual en México se aceleró a 4.38 por ciento en la primera quincena de abril, su mayor nivel en tres meses, impulsada principalmente por el repunte en los precios de los servicios turísticos ante el periodo de Semana Santa.

 

Con este dato, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se ubicó por arriba del rango objetivo del Banco de México, de 3 por ciento, +/- un punto porcentual, por lo que ya hiló dos quincenas por encima de la meta inflacionaria.

 

Desde enero de 2017, la inflación había rebasado el rango objetivo de Banxico. A partir de la primera quincena de febrero, el indicador regresó al nivel del rango, al presentar una variación de 3.89 por ciento, y desde entonces se había mantenido.

 

La información dada a conocer fue mayor a lo estimado por analistas consultados por Bloomberg, quienes esperaban una variación de los precios de 4.22 por ciento a tasa anual.

 

La razón principal por la que los precios al consumidor mostraron su mayor incremento en los últimos tres meses se debió a los efectos estacionales derivados de la Semana Santa ya que, de acuerdo con Juan Carlos Alderete, economista senior de Grupo Financiero Banorte, esta alza fue consistente con la trayectoria que se espera en los precios, tomando en cuenta que la Semana Santa tuvo un efecto de base positivo en marzo y uno negativo en abril.

 

Sergio Luna, analista económico de Citibanamex, coincidió en que la aceleración en los servicios se explicó principalmente por el cambio del mes de las vacaciones de Semana Santa entre 2018 (en marzo) y 2019 (abril).

 

“Dicho efecto se debió particularmente por los precios de los servicios relacionados con el turismo, cuyo aumento de precios tiende a ser temporal y se revierte después del periodo vacacional”, dijo.

 

Agregó que si bien gran parte de la sorpresa en la inflación puede ser estacional y revertirse en las próximas semanas, es posible que estos aumentos de precios reflejen los mayores precios de los energéticos a nivel mundial, lo que podría implicar una mayor persistencia.

 

Vacaciones más caras

Según los registros del INEGI, las tarifas en el transporte aéreo se elevaron 45.5 por ciento a tasa anual en la primera quincena de abril, los servicios turísticos en paquete aumentaron 26.7 por ciento en el mismo periodo, mientras que el boleto en autobús foráneo subió 6.5 por ciento y las tarifas de hospedaje lo hicieron en 4.6 por ciento.

 

De esta forma, el concepto denominado otros servicios, que son aquellos que engloban servicios turísticos, restaurantes, loncherías, fondas, taquerías, entre otras actividades, presentaron un incremento de 5.27 por ciento anual, un nivel que no se registraba en poco más de 16 años, desde inicios de 2003.

 

El analista de Citibanamex indicó que también se observó que el subíndice de mercancías y sus dos componentes principales también mostraron cifras ligeramente superiores a las esperadas, lo que puede ser un indicio de la materialización de riesgos al alza, como los aumentos recientes en salarios, aunque un poco antes de lo esperado.

 

“Por lo tanto, los datos de inflación para todo el mes de abril serán cruciales para evaluar hasta qué punto la sorpresa de esta quincena puede ser temporal”, indicó en un reporte.

 

El subíndice de mercancías se ubicó en 3.74 por ciento a tasa anual, lo que implicó su mayor nivel en tres meses y medio.

 

Inflación subyacente no cede

La inflación subyacente, que es aquella que excluye los precios de los productos de alta volatilidad, se ubicó en 3.94 por ciento a tasa anual, lo que representó su mayor nivel en los últimos 13 meses.

 

Alejandro J. Saldaña Brito, gerente de análisis económico de Grupo Financiero Ve por Más, puntualizó que la presión en la inflación subyacente fue generalizada, ya que las mercancías también reflejaron un comportamiento alcista, lo que derivó en su máxima variación interanual en el año, particularmente por alimentos, bebidas y tabaco.

 

“En consecuencia, la tasa de crecimiento anual del índice subyacente mostró su nivel más alto en más de un año, y si a esto se le suma la materialización de otros riesgos como mayores avances en energía, volatilidad cambiaria y presiones salariales, refuerzan nuestra perspectiva de que Banxico mantendrá sin cambios la tasa objetivo en las siguientes decisiones de política monetaria”, puntualizó.

 

Al interior de esta balanza, se observó el incremento más importante se enfocó en los servicios, al registrar un aumento anual de 4.1 por ciento, su mayor expansión desde la segunda quincena de abril de 2009.

 

La inflación no subyacente, que es aquella que incluye los precios de productos de alta volatilidad como los energéticos y los agropecuarios, registró un nivel de 5.77 por ciento, su nivel más alto en las últimas cinco quincenas.

 

Algunos productos esenciales en la dieta diaria de los consumidores también tuvieron una trayectoria al alza, como el aguacate (15.3 por ciento), la cebolla (6.14 por ciento), la papa (3.12 por ciento), el pollo (1.84 por ciento) y diversos refrescos envasados (0.36 por ciento)..

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del jueves 25 de abril de 2019