Actividades industriales le restan dinamismo a la economía mexicana durante febrero

 

industria-manufacturera

 

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), una especie de PIB mensual desaceleró su crecimiento durante febrero, al registrar una variación de 1.07 por ciento anual con base en cifras ajustadas por estacionalidad, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

En cifras originales, el IGAE reportó un alza de 1.11 por ciento, por lo que se ubicó ligeramente por arriba del 1 por ciento anticipado por el consenso de analistas consultados por Bloomberg.

 

Durante el segundo mes del año, las actividades secundarias le restaron dinamismo a la economía mexicana, al registrar una caída de 0.95 por ciento a tasa anual con base a cifras desestacionalizadas.

 

Al interior se pudo observar que tres de las cuatro actividades que integran al sector secundario mostraron resultados negativos.

 

El principal lastre del sector continuó siendo la minería, al presentar una contracción de 6.46 por ciento anual, con lo que ya acumuló una racha de cinco meses consecutivos en terreno negativo.

 

A su vez, tanto el componente de la construcción como el de las ‘utilities’ (agua, energía eléctrica y gas) arrojaron variaciones negativas de 1.59 y 1.2 por ciento anual, respectivamente.

 

Las industrias manufactureras fueron las únicas actividades del sector secundario que reflejaron cifras positivas durante febrero, aunque registraron una desaceleración de 1.23 por ciento en comparación del 1.3 por ciento del mes previo.

 

Por otra parte, las actividades terciarias, que son aquellas que engloban los servicios (principal motor de la economía mexicana), mostraron un incremento de 1.67 por ciento anual, cifra inferior al 2.24 por ciento de enero.

 

La desaceleración observada en los servicios de derivó de la contracción de cuatro de las nueve actividades que integran al sector, entre las que se encuentran actividades legislativas, gubernamentales y de impartición de justicia (-3.38 por ciento), comercio al por mayor (-1.09 por ciento), servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (-0.31 por ciento) y servicios de esparcimiento cultural (-0.11 por ciento).

 

De manera complementaria, el comercio al por menor mostró un repunte de 4.32 por ciento, con lo que ya acumuló su segundo mes de crecimiento.

 

Respecto a las actividades primarias (agricultura, ganadería, pesca, entre otras actividades), se observó un alza importante de 9.3 por ciento, lo que ubicó al sector en su mayor nivel desde enero de 2017.

 

Retoma fuerza la actividad mensual

En la variación mensual, el IGAE reportó un repunte de 0.35 por ciento, cifra superior al 0.19 por ciento de enero.

 

Para Juan Carlos Alderete, economista sénior de Grupo Financiero Banorte, las cifras del mes pudieron estar impactadas por los choques transitorios a la actividad económica que sucedieron en enero y la primera mitad de febrero (como la lucha contra el huachicoleo, las huelgas en la frontera norte, entre otros sucesos).

 

“Debido a esto, se podría estar observando un impacto rezagado dado que las empresas pudieron haber acumulado inventarios en un primer momento antes de recortar la producción”, dijo.

 

El balance mensual arrojó un alza generalizada en los tres sectores productivos del país, con crecimientos de 3.5 por ciento en las primarias, 0.3 en las secundarias y 0.1 por ciento en las primarias.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del viernes 26 de abril de 2019