49 años de relación fructífera entre México y China: 1972-2021

 

Hace  49 años, el 14 de febrero de 1972, México y la República Popular  China anunciaron al mundo el establecimiento de relaciones diplomáticas teniendo como marco a la ONU en Nueva York.

Por medio de  un comunicado conjunto así se dio a conocer dicho acontecimiento histórico.  El entonces presidente mexicano Luis Echeverría y el presidente chino Mao Zedong lo habían acordado con anterioridad, de esta forma  México  reconoció que Taiwán formaba parte integral de la República Popular  China.

 

Al finalizar la guerra civil en 1949, la República Popular China se estableció. Sin embargo México decidió mantener relaciones con Taiwán hasta el 13 de  febrero de 1972. Éste fue un hecho trascendental.

México tuvo con China un comercio de más de 100 mil millones de dólares en el 2020, de los cuales, nuestro país exportó 20 mil millones de dólares e importó 80 mil mdd. De éstos el 85 por ciento son bienes intermedios para manufacturas.

 

Además, hay más de mil empresas chinas que mantienen una relación comecial con México sin tener aún presencia aquí.

 

China está interesada en la importación de productos mexicanos de los rubros automotriz, energético, minero, electrónico y agroindustrial tales como frutas, verduras, jugos, carnes, mariscos, pescados, bebidas alcohólicas; al igual que materiales para la construcción, productos químicos, fibras sintéticas, plásticos, cueros, pieles, componentes eléctricos, etc.

 

En estos sectores ha habido un crecimiento de más del 20% en el 2020.

En los últimos 10 años la inversión de China en el país se ha mantenido en 300 millones de dólares anuales. Los empresarios chinos han invertido en el sector energético; ganaron una de las licitaciones para explorar y explotar  petróleo en el Golfo de  México, tienen interés en el desarrollo de la región del Istmo de Tehuantepec y en el tren maya. El Bank of China y el ICBC ya están establecidos en México y operan como banca  de primer y segundo piso.

China constituye una oportunidad importante de atracción de inversiones, inversión en infraestructura, inversión manufacturera, inversión en sectores financieros. Con China, México  tiene una asociación estratégica integral firmada el año 2013, a partir de la visita de Estado del presidente Xi Jinping a nuestro país.

 

El mercado total de turistas chinos es de más de 145 millones, de los cuales México recibe a cerca de 80 mil anualmente. Existe un gran potencial en el sector turístico. Sin lugar a duda alguna, China es un pais prioritario para México.

 

Por ello, con China, México tiene prioridades en materia de cooperación sanitaria,  energética, creación de empresas mixtas, construcción de refinerías  petroleras,etc. Los temas agrícolas y pecuarios son otra oportunidad para crear complejos agroindustriales, empresas pesqueras que redunden en un mejoramiento económico de la población pesquera en  los litorales mexicano, desarrollo de la Zona Económica Exclusiva (3.5 millones de kilómetros cuadrados).

Así mismo, existen otras áreas de cooperación en temas como: sistemas de ferrocarriles modernos -donde China Communication Construction tiene interés-. construcción de puertos, aeropuertos, ciudades inteligentes, granjas fotovoltaicas, gasoductos, oleoductos, plantas petroquímicas y etanol.

Esta es la oportunidad para que  México diversifique sus mercados. China es una de las opciones que tiene México para incentivar sus exportaciones.

 

A lo largo de 49 años de relaciones diplomáticas, México y China han establecido las bases de una relación de amistad, de diálogo y de cooperación que les han permitido avanzar en la profundización de una agenda diversa e inclusiva.

 

De ahí que sea indispensable seguir con esa cooperación bilateral y multilateral para compartir experiencias y combatir temas de  salud pública.

 

Lo anterior nos lleva a entender que China es una potencia mundial. Es miembro del consejo de seguridad de la ONU. Es una potencia nuclear. Tiene una cultura antigua respetada a nivel mundial.

Es una economía con gran crecimiento. En 2020, fue la única nación en el mundo que tuvo crecimiento de 1.5% en su PIB, a pesar de la pandemia mundial.

 

Es la segunda potencia económica del mundo y se  convertirá en primera potencia económica en el año 2030 con un PIB de 50 millones de millones de  dólares.

 

China mantiene una mayor participación en el comercio internacional. Tiene una población enorme que le permite ser tomada en cuenta en la resolución de problemas globales.

Y  tiene una política exterior activa que le permite fortalecer su posición en el sistema internacional. China está marcando las nuevas reglas  y valores del mundo y creando nuevas instituciones.

Este aniversario 49 es el reinicio de una nueva época. La nueva configuración del poder internacional no es más que este nuevo periodo mundial que estamos viviendo.

Ésta es  una gran oportunidad y de mutuo beneficio para  ambos países, para  enfrentar con una estrategia integral y multidimensional el mundo del presente y del futuro.

 

Fuente: CLAA