Turismo, infraestructura y tecnología: detonantes de desarrollo

 

turismo-infraestructura-tecnologia

 

La industria turística forma parte de uno de los sectores estratégicos más importante para México. De acuerdo con cifras de la Organización Mundial del Turismo (OMT), en 2017 arribaron a nuestro país 39.3 millones de turistas internacionales, lo que lo posicionó como el sexto destino más visitado en el mundo. Asimismo, de acuerdo con el Inegi, representa 8.5% de la economía y genera 2.3 millones de empleos formales, articulando una de las cadenas productivas más extensas compuestas por micro, pequeñas y medianas empresas.

 

No obstante lo anterior, en 2017 el avance en la captación de divisas turísticas no fue favorable ya que se perdió una posición, al pasar del sitio 14 al 15, con 21 mil 300 millones de dólares. Los resultados contrastantes se pueden explicar por la inigualable dotación natural de nuestro país y por la necesidad de potenciar la calidad de nuestros bienes y servicios en favor de aumentar la derrama económica de los visitantes.

 

Es por ello que la industria turística presenta un amplio margen para ser explotada y, a su vez, a decir por el estudio de la OCDE publicado en 2017, enfrenta también retos diversos en materia de competitividad y sostenibilidad, así como la necesidad de adoptar un modelo de desarrollo más incluyente que incremente los apoyos a las Mipymes para acceder a nuevos mercados y destinos.

 

Hoy el concepto de turismo inteligente es, más que una tendencia, una realidad que integra no sólo a una amplia gama de bienes y servicios, sino que incluso transforma el modelo de negocio de diversas industrias. Es indiscutible la irrupción de las tecnologías de la Industria 4.0 en el turismo. El aprovechamiento del big data, el internet de las cosas, el blockchain, la realidad aumentada y virtual, los bots y la inteligencia artificial, por mencionar algunas, solo será posible si se universaliza la conectividad a internet y, desde luego, el acceso a la tecnología móvil 5G.

 

Recientemente, la administración pública entrante ha divulgado decisiones de trascendencia económica y política relevantes para el turismo,entre las que destacan la cancelación del NAIM, la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México. La decisión obedece a incrementar la derrama económica de los turistas y a financiarel proyecto del Tren Maya.

 

Quizá sea muy prematuro, en consideración del presupuesto de egresos para 2019 y del Plan Nacional de Desarrollo, pero algo es claro: se necesita articular la industria turística nacional en virtud de su capacidad de impulsar el desarrollo incluyente y sustentable y, en este orden de ideas, integrarlo a uno con mayor movilidad y de mayor penetración tecnológica. Ello con el objetivo y también deseo de que el destino de nuestra industria turística llegue a buenpuerto y continúe creciendo en posicionamiento a nivel mundial.

 

Fuente: El Universal