Situación en Michoacán y Tamaulipas, reflejo de medición de fuerzas ante nueva autoridad: OCDE

 

michoacan-tamailipas-ocde

 

Desde la perspectiva de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el bloqueo ferroviario en Michoacán y los conflictos laborales en las maquiladoras de Tamaulipas, “son parte del cambio sistémico para fortalecer el Estado de derecho y el reflejo de una medición de fuerzas ante la nueva autoridad”, dijo Roberto Martínez Yllescas, director del Centro de la OCDE en México.

 

“Estamos ante un cambio no solo de gobierno, sino de visión, de paradigma del desarrollo en México y esto hace que se replanteen los equilibrios políticos entre actores clave. Dada la entrada de la nueva administración, vemos que hay actores que periódicamente han tomado como estrategia medir fuerzas frente a la nueva autoridad. Es una historia ya vista, en ocasiones de cambio de sexenio, el trabajo de los gremios es medir fuerza y capacidad negociadora con las nuevas autoridades”, expuso el funcionario del organismo global.

 

Al reconocer una “ralentización” de la economía, consideró que la estrategia del gobierno de cerrar los ductos para enfrentar el robo de combustible fue correcta y dijo que es natural que se provoque un choque sistémico, que trae aparejadas consecuencias no deseadas.

 

Prevén pérdidas de 2,200 mdp al día

Por su parte, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), estimó que ambos sucesos suman pérdidas diarias de dos mil 200 millones de pesos, por lo que urgió al gobierno a tomar decisiones y actuar para solucionarlos.

 

“Por ambas situaciones estamos superando los dos mil 200 millones de pesos diarios en pérdidas. Eso significa empleo, movimiento económico, proveeduría y otras áreas de la economía y el prestigio y estabilidad para México”, dijo.

 

Castañón señaló que en cuanto al problema magisterial en Michoacán, el gobierno federal y estatal tienen que actuar en conjunto en una negociación de corto, mediano y largo plazo ‘para resolver de una vez por todas, el exceso de prestaciones que les dieron a los maestros’.

 

“Que los maestros regresen a sus salones de clase, que los dirigentes se sienten a negociar sus prestaciones y que al resto del país nos dejen trabajar”, añadió.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del jueves 31 de enero de 2019