Se acota la incertidumbre: Meade

 

meade-incertidumbre

 

 

Se ha acotado la incertidumbre que había en los mercados asociada al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó José Antonio Meade, titular de Hacienda, pero el riesgo no desaparece en su totalidad.

 

En entrevista con El Financiero Bloomberg, el funcionario sostuvo que se han venido acotando los escenarios de mayor riesgo, luego de que el mercado al principio del año no descartaba situaciones incluso muy extremas.

 

Precisó que los escenarios iban desde la salida inmediata de EU del acuerdo, o que saliera incluso de la OMC y que la política comercial del vecino país del norte pudiera ser muy distinta en su modo de operación, no solamente frente a México, sino respecto del mundo.

 

“Siguen habiendo y seguirán habiendo, mientras la negociación fluya, espacios de incertidumbre. Pero creo que esta se ha venido acotando y se ha venido formando la certeza de que seremos capaces, a través del dialogo, de encontrar un acuerdo que mejore las perspectivas de Estados Unidos, de México y de Canadá”, aseveró.

 

FINANZAS PÚBLICAS

 

Otro tema donde el riesgo es menor, pero que no ha desaparecido, es en la calificación soberana del país. Pese a que actualmente las finanzas públicas del país están mejor posicionadas que cuando la nota crediticia fue puesta en perspectiva negativa, el riesgo de volver a ser evaluados bajo esta perspectiva no es nulo.

 

Meade resaltó que hay ciertos elementos que actualmente juegan a favor de las finanzas del país. Por ejemplo, la trayectoria de la deuda en entonces era creciente y hoy es decreciente. Hace un año se tuvo un déficit primario ahora hay un superávit.

 

“Las variables son consistentes con una consolidación fiscal que hemos prometido y que hemos cumplido”, subrayó.

 

Sin embargo, manifestó que esto no significa que no haya elementos de preocupación y que se descuide el trabajo por mantener firmes y sanas las finanzas públicas del país.

 

“En términos generales, las variables sí se han movido en favor de tener, de dar y de ofrecer, buenas noticias en materia de sustentabilidad crediticia de nuestras finanzas públicas”, destacó.

 

El secretario reconoció además que los ingresos tributarios empiezan a reportar cierta debilidad, lo cual se explica por las altas devoluciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a causa de la valuación del tipo de cambio.

 

Detalló que aunque el Impuesto Sobre la Renta (ISR) viene muy bien en el presente ejercicio fiscal, la recaudación por IVA ha sido menos robusta que otros años. “Eso se explica en parte por la dinámica que hemos tenido en el tipo de cambio”, dijo.

 

“En general hemos tenido altas devoluciones y después de haber evaluado los datos consideramos que esto se explica en parte porque tuvimos importaciones con un tipo de cambio alto, y por lo tanto, con un IVA alto a cargo del gobierno en términos de devolución”, añadió.

 

EFECTO CAMBIARIO

 

Destacó que otro efecto de la evolución del tipo de cambio es que las exportaciones se dieron con un tipo de cambio menor y por lo tanto el saldo de devoluciones le ha implicado a la Secretaria de Hacienda un incremento en las devoluciones. Sin embargo, se mostró optimista a la espera de que hacía el segundo semestre del año el balance mejore. Otro elemento que señaló como limitante de los ingresos es la política de suavización del tipo de cambio, la cual, en opinión del Secretario, ha tenido un costo de oportunidad. Detalló que esta estrategia se basa en dar estímulos, los cuales reducen la captación a través del IEPS.

 

Pero recalcó que en términos generales, los ingresos tributarios siguen siendo superiores que los del año pasado y se encuentran en línea con los que se tienen previstos en la Ley de Ingresos.

 

Por otro lado, para este año las autoridades fiscales tenían contemplado un incremento en el costo financiero de la deuda pública debido a la normalización de la política monetaria de Estados Unidos, por lo que se presupuestaron mayores recursos para hacer frente a la deuda. En este contexto, el titular de Hacienda afirmó que “hoy las finanzas públicas son sanas. Seguimos en el proceso de consolidación fiscal en los que términos en los que razonablemente fue planteado en el paquete”.

 

Además, aseguró que desde el punto de vista del crédito, las circunstancias de las finanzas públicas actualmente son mejores de las que se tuvo hace un año y mejores que cuando México fue puesto en perspectiva negativa.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del miércoles 5 de julio de 2017

 

 

 

 

Fondos apuestan a una caída del dólar después de un año

 

Después de que en el mercado de derivados se cumplieran 57 semanas con posiciones netas alcistas sobre la moneda estadounidense, los inversionistas se están preparando para una caída.

 

De acuerdo con las cifras recientes, en el Chicago Mercantile Exchange existen 26 mil 874 contratos que apuestan a una depreciación del dólar frente a una canasta de ocho divisas. Esta es la primera vez desde mayo de 2016, poco antes del Brexit, en la que los fondos de cobertura tienen en conjunto una visión negativa sobre la moneda.

 

Además, las apuestas bajistas o bearish aumentaron justo dos días antes de que el Bloomberg Dollar Spot Index tocara un mínimo de nueve meses, tras su rally negativo más largo en seis años.

 

De acuerdo con analistas, el dólar no ha reaccionado bien a los datos económicos en las últimas semanas, incluso aunque muestren lecturas positivas, debido a que la principal guía de la moneda, por ahora, es el sentimiento de los inversionistas.

 

“El dólar no ha respondido bien a sorpresas positivas en los datos económicos, pero sí se ha debilitado de forma sustancial con noticias negativas”, dijo Michal Cahill, estratega para Goldman Sachs. “Si eso persiste, los riesgos estarán sesgados hacia una caída cada que se revele un dato nuevo”.

 

Esta semana, que comenzó con un feriado en Estados Unidos, finalizará con la publicación de los datos de empleo durante junio. La estadística muestra que las cosas podrían ir mal para el dólar. En los últimos 10 meses, la moneda ha caído tras conocer el dato en nueve ocasiones, incluso cuando la cifra ha sido mejor a lo esperado.

 

Para Shaun Osborne, estratega en jefe de tipo de cambio para Scotiabank, el dólar se depreciará a final de año y es tiempo de apostar a su caída.

 

DECEPCIÓN TRUMP

 

Durante el primer trimestre de 2017, el Bloomberg Dollar Spot Index cayó 6.6 por ciento, lo que representó su mayor caída desde 2010.

 

El diluido optimismo sobre la administración de Donald Trump y su poca capacidad para impulsar el crecimiento económico con su plan fiscal ha pesado más que la política monetaria de la Fed o datos económicos positivos, dijo Alvise Marino, estratega de Credit Suisse.

 

“Lo que está pasando en el frente de la política monetaria no es importante”, dijo Marino. “Sobre el dólar se está inclinando más hacia la baja (por) la decepción sobre las expectativas financieras”.

 

Por otra parte, el repentino tono hawkish de los bancos centrales no ayudó.

 

El dólar se depreció la semana pasada más de dos por ciento frente al euro, la libra y el dólar canadiense, luego que funcionarios de esos países mostraran un tono de endurecimiento sobre su política monetaria.

 

VISIÓN OPTIMISTA

 

A pesar del desempeño del dólar en la primera mitad del año, todavía hay razones para ser optimistas, según el equipo de analistas de JPMorgan liderados por John Normand, quien recomendó permanecer con posiciones largas (alcistas) sobre el dólar.

 

Una valuación baja relativa a las tasas de interés globales, el mercado subestima la probabilidad de que la Fed suba su tasa de referencia este año una vez más, y el todavía panorama positivo para el crecimiento de ese país, pueden ser factores que apoyen una recuperación del dólar, explicó Normand.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. mercados del miércoles 5 de julio de 2017

 

 

 

OPEP y dólar fuerte tumban precios del petróleo

 

Los precios del crudo caían por primera vez en nueve días, lo que ponía fin a su racha de avances más prolongada en cinco años, presionados por exportaciones más altas de la OPEP y un dólar más alto.

 

Los futuros del Brent caían 0.8 por ciento, a 49.23 dólares el barril. Hasta el lunes, los precios habían subido por ocho sesiones consecutivas.

 

En tanto que el barril del crudo WTI de referencia en Nueva York, retrocede 1,10 por ciento a 46.55 dólares por barril  tras llegar a un máximo de un mes de 47.32 dólares más temprano en la sesión.

 

Las noticias sobre mayores suministros de la OPEP, sumado a un dólar alto entregaban menos incentivos para invertir en materias primas denominadas en la divisa, como es el caso del crudo.

 

Los envíos petroleros de la OPEP subieron en junio por segundo mes seguido, según datos de Thomson Reuters Oil Research. El grupo exportó 25.92 millones de barriles por día, 450 mil barriles más que en mayo y 1.90 millones de barriles más en la comparación interanual.

 

Más tarde en la sesión se esperan las cifras del Instituto Americano del Petróleo sobre los inventarios de crudo en Estados Unidos y el jueves las cifras oficiales de la gubernamental Administración de Energía (AIE) debido a la celebración del Día de la Independencia en Estados Unidos.

 

Analistas consultados antes de los reportes semanales de inventarios del privado Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés) y la gubernamental Administración de Información de Energía (AIE) estimaron en promedio que los inventarios de crudo bajaron en 2.8 millones de barriles en la semana al 30 de junio.

 

Los inventarios de petróleo aumentaron en 118 mil barriles en la semana al 23 de junio, sorprendiendo al mercado que esperaba un descenso de 2,6 millones de barriles.

 

En el caso de los inventarios de gasolina, analistas estiman que habrían caído en 500 mil barriles la semana pasada, mientras que los de destilados -que incluyen combustible para calefacción y diésel- habrían sumado 400 mil barriles, según el sondeo.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. mercados del miércoles 5 de julio de 2017