Industria aeronáutica va por talento del área automotriz

 

industria-aeronautica-talento

 

 

Ante la necesidad de capital humano, las empresas aeronáuticas en Querétaro pretenden atraer y capacitar a personal que labora en el sector automotriz para integrarlo en sus plantillas laborales.

 

“Por ejemplo utilizar personas calificadas de otros sectores, como el sector automotriz que está muy avanzado, el cual en México y Querétaro tiene grandes profesionales, ¿por qué no atraer a esos profesionales al sector aeroespacial?”, expuso Juan Carlos Corral, presidente del Aeroclúster queretano.

 

Consideró que no se hará mucho daño al sector automotriz, porque tiene muchos empleados. “Entonces por quitarles poquitos no va a sufrir”, añadió.

 

El sector aeronáutico, indicó el presidente del Aeroclúster, requiere personal experimentado y con altas capacidades para puestos directivos y de alto liderazgo.

 

No sucede así en la parte operativa, donde ya se cuenta con egresados que surgen de las universidades.

 

Aclaró que la atracción de personal para la industria aeronáutica no debe hacerse mediante el aumento descontrolado de los salarios, ya que esto generaría una situación inflacionista.

 

El aumento en los sueldos, añadió, debe ser paulatino, a fin de que la industria en México se acerque a los salarios que se ofrecen en Europa y Estados Unidos.

 

Por su parte, el rector de la Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq), Jorge Gutiérrez de Velasco, comentó que la necesidad de personal para la industria aeronáutica es consecuencia del crecimiento del sector.

 

“Esos rezagos o carencias son momentáneos porque se deben a los crecimientos, ya que compañías como Bombardier, Safran y Airbus siguen reinvirtiendo y trayendo más planes de manufactura”, dijo.

 

Agregó que esos “picos” de necesidad de personal, aunque se planean, no siempre se tiene la capacidad inmediata para cubrirlos, y entonces se tienen que hacer algunas acciones para provocar que los jóvenes de todos los niveles de educación se interesen en la industria y se vayan incorporando poco a poco con planes de formación.

 

Fuente: El Financiero