Comercio electrónico registra su mayor contribución a la economía nacional en los últimos cinco años

 

comercio-electronico

 

2017 se ‘coronó’ como el año con la mayor participación del comercio electrónico de bienes y servicios en la economía del país, al contribuir con el 4.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con cifras divulgadas este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

La aportación del comercio electrónico durante el año antepasado superó a las cifras registradas en los últimos cinco años, cuya tendencia continúa marcando una trayectoria al alza.

 

En 2013, el Valor Agregado Bruto (VAB) del comercio electrónico fue de 3 por ciento; en 2014 la cifra ascendió a 3.4 por ciento; en 2015 fue de 3.5 por ciento y en 2016 la contribución fue de 4 por ciento.

 

El Inegi considera de vital importancia la divulgación de estas cifras, ya que lo considera como un acercamiento a la medición de la economía digital.

 

De manera desagregada, se observó que el valor agregado generado por el comercio electrónico en 2017 fue de 1 billón 4 mil 142 millones de pesos, de los cuales el 25.3 por ciento fueron aportados por el comercio minorista de bienes, el 28.2 por ciento por el comercio mayorista y el 46.5 por ciento por el resto de los servicios.

 

Según la metodología del Inegi, se entiende como comercio electrónico al proceso de compra, venta, intercambio de bienes, servicios de información a través de las redes informáticas, cuyo pago puede o no ser hecho en línea.

 

Entre los principales ejemplos de economía digital se encuentran los servicios financieros (como monedas virtuales, financiación colectiva, medios de pago con un gran abanico de opciones), nuevas formas de contratación de servicios, productos entregados de manera gratuita a los consumidores que se pagan mediante los ingresos de publicidad, entre otras actividades.

 

Con la divulgación de estas cifras, Julio Santaella, presidente del Inegi, considera que se proporciona información relevante para promover políticas públicas, investigaciones académicas y una ampliación del conocimiento económico del país.

 

Fuente: El Financiero