Alza de salarios podría frenar la baja de la inflación

 

alza-salarios-pdria-frenar-inflacion

 

 

Los salarios contractuales de jurisdicción federal en México subieron 5.6 por ciento en febrero, su mayor aumento para un mismo mes en 16 años o desde 2002, y ligeramente por arriba de la inflación anual de ese mes, de 5.34 por ciento, con base en cifras de la Secretaría del Trabajo y del Inegi.

 

Esta alza salarial contrasta con la tendencia decreciente que reportó la inflación en los dos primeros meses del año.

 

El crecimiento de los precios al consumidor pasó de una variación de 5.55 en enero de este año a 5.34 por ciento en febrero, en tanto que los salarios estuvieron en sentido contrario, al subir de 4.7 a 5.6 por ciento en estos mismos meses.

 

De acuerdo con especialistas, esta tendencia de los salarios, podría entorpecer una baja más rápida de la inflación y a su vez, poner en aprietos al Banco de México (Banxico).

 

“Esperamos que los incrementos salariales sigan presionados al alza en los próximos meses. Consideramos que el aumento al salario mínimo, que entró en vigor el 1 de diciembre de 2017 y la persistencia de la inflación por arriba de 5 por ciento, continuarán impulsando al alza las negociaciones salariales en la primera mitad de 2018”, señalaron analistas de Banorte Ixe en una nota enviada a clientes.

 

Lo ocurrido en el primer bimestre de ese año, en materia de salarios, podría extenderse en los próximos meses, lo cual podría hacer que el balance de riesgo para la inflación no mejore, sino que incluso pueda deteriorarse.

 

Banxico enfatizó en las últimas minutas de política monetaria que la holgura en el mercado laboral se ha estrechado y ello podría afectar los precios.

 

“Tomando en cuenta que la economía no presenta condiciones de holgura, especialmente en el mercado laboral, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación”, advirtió la Junta de Gobierno.

 

Por su parte, Jorge Sales Boyoli, socio fundador del bufete Sales Boyoli, dijo que ante la inflación estimada para este año, el piso del aumento salarial en las negociaciones ha sido de 3.9 por ciento, más un porcentaje adicional para recuperar el poder adquisitivo.

 

De tal forma que los incrementos salariales estarán en un promedio entre 6 y menos de 10 por ciento, pues “los empresarios reconocen que deben dar mayores salarios para no perder poder de compra”.

 

Sin embargo, el poder adquisitivo de los salarios todavía se mantiene rezagado, al registrar 14 meses consecutivos de variaciones una vez descontada la inflación.

 

El instituto central ha dicho que el balance de riesgos para la inflación se mantiene con un sesgo al alza, debido a diversos riesgos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre. Dentro de ellos, se tiene lo que ocurra en el mercado laboral, sobre todo en materia del alza salarial.

 

“Tomando en cuenta que la economía no presenta condiciones de holgura, especialmente en el mercado laboral, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación. “ Se dice en el último informe trimestral sobre inflación que presentó el instituto central en el pasado28 de febrero.

 

Comportamiento de los salarios por sector y estado de la República

 

Los salarios contractuales de jurisdicción Federal aumentaron 6.4 por ciento en el sector industrial. En tanto que el correspondiente a los servicios el incremento fue de 4.8 en el segundo mes de este año, de acuerdo con datos reportado por la Secretaria del Trabajo.

 

Por entidad federativa, destaca el aumento en el salario para los trabajadores del estado de San Luis Potosí, el cual registró el mayor incremento, con el 11.2 por ciento en términos nominales, durante el pasado febrero.

 

Otros estados donde se observó un elevado incremento salarial fueron Nuevo León (8.4%), Quintana Roo (7.6%), Aguascalientes (7.2%) y Durango con 7%.

 

Fuente: periódico el financiero, secc. economía del lunes 12 de marzo de 2018